Etiquetas

, , , ,

Texto y fotografía: Iñigo Gómez de Segura

Vamos a realizar el tercer y último ejercicio del proyecto “Mesurando el paisaje” (en las tres últimas entradas podéis ver la descripción del proyecto y el primer y segundo ejercicio del mismo). He dejado para el final el ejercicio que más nos gusta. Tengo predilección por este lugar porque es uno de los paisajes más estremecedores que he visitado y porque en él comenzó la idea de este proyecto. Por ello, en este caso el viaje será mayor y os presentaré un ejercicio doble. ¿Nos lanzamos al paisaje? Vamos…

Nos situamos sobre el Glaciar del Aletsch, en el cantón de Valais, Alpes Suizos. Esta enorme y preciosa lengua de hielo es el glaciar más grande de los Alpes, y probablemente también el más grande de Europa. Tiene más de 23 km de longitud y alrededor de 120 km2 de superficie. Su espesor en el punto mayor es de 900 m (imaginaros el valle de Ordesa totalmente lleno de hielo y os haréis una idea) y tiene una anchura de kilómetro y medio.

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Todos estos datos y magnitudes resultan abrumadores, e incluso cuando uno se encuentra paralizado frente a este coloso resulta complicado poner proporción a su amplitud. Por ello, resulta un lugar perfecto para realizar el ejercicio de dimensionamiento humano, y si os parece vamos a comenzar…

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Viajamos “hielo arriba” y vamos descubriendo más detalles de la compleja superficie del glaciar. Así, descubrimos esas dos enigmáticas “líneas negras “ que recorren paralelas su faz.

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Vamos a acercarnos un poco más para verlas mejor…

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Esas dos líneas son morrenas glaciares. Estas estructuras son depósitos de materiales que transporta un glaciar, materiales que pueden ser de diferentes tamaños y naturalezas (cantos, rocas, arena, polvo, etc.) y que proceden de la erosión que éste provoca a su paso. Hay muchos tipos de morrenas (frontales, de fondo, laterales, de ablación, etc.), pero unas de las más comunes y visibles son las morrenas laterales. Éstas las componen los derrubios que se sitúan y acumulan en las orillas de la lengua glacial. Cuando dos lenguas glaciares se unen para formar un gran glaciar único, las dos morrenas laterales de sus respectivos lados de fusión se unen y forman una morrena central, una línea de materiales que queda “pintada” sobre la superficie del nuevo glaciar.

El glaciar del Aletsch nace de la unión de tres grandes glaciares ( y algunos otras lenguas secundarias menores que no citaré por no extenderme):

Glaciar de Aletschfirn: que llega desde la zona occidental y tiene su origen en los 3.800 m de altura al sureste de los picos Mittaghorn (3892 m), Äbeni Flue (3962 m) y Gletscherhorn (3983 m).
Glaciar de Jungfraufirn: que llega desde el noroeste y tiene su origen en el flanco meridional del pico Mönch (4107 m) y en el flanco este del pico Jungfrau (4158 m).
Glaciar de Ewigschneefeld : que llega del norte y tiene su origen a 3500 m de altura, en el flanco este del pico Mönch (4107 m). Este glaciar, antes de unirse a los otros dos adquiere mucha pendiente y aparece muy resquebrajado. Al fondo de la imagen, podéis ver la lengua de este glaciar.

Estas tres lenguas se unen para formar una única en la denominada Plaza de la Concordia (Konkordplatz). Pues bien… como os he dicho antes, la unión de dos glaciares genera una morrena central por la fusión de dos morrenas laterales; pues la unión de tres glaciares, genera dos morrenas centrales por la unión de cuatro morrenas laterales. Y este es el origen de esas dos curiosas líneas negras que vemos sobre el hielo. Estas morrenas tienen tanta presencia y entidad que tienen sus propios nombres: la del oeste (izquierda) se llama Kranzbergmoräne y la del este (derecha) Trugbergmoräne.

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pero vamos a acercarnos más a estas morrenas para estudiarlas mejor…

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

A este grado de acercamiento ya podemos observar la composición de estas estructuras, le enorme acumulación de rocas de diferentes tamaños…pero… ¿qué tamaño tienen esas rocas?…. una vez más necesitamos encontrar al ser humano para responder a esta pregunta… ¿será visible ya alguno de nuestros semejantes?

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pues si son visibles, aunque se pierden en la inmensidad… vamos a acercarnos un poco más….

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

En esta imagen ya podemos ver con claridad, la silueta de dos personas, dos montañeros que avanzan por el glaciar encordados en ensamble, es decir, mínimo en pareja y sujetos mediante una cuerda para que uno de ellos pueda detener la caída del otro si éste se precipita por las numerosas y a veces escondidas grietas que tiene el glaciar.

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Como siempre, después de la sorpresa del encuentro humano, volvemos a la imagen inicial pero realizando una parada intermedia donde os señalo el espacio en el total ocupado por el último fotograma visionado para facilitaros el establecimiento de la proporción…

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Impresionante lugar, ¿verdad?. Pero os había prometido que este último viaje iba a ser doble… y vamos a movernos a otra zona del glaciar para poder estudiar otras formaciones típicas de estos colosos. Para ello, nos vamos a trasladar hacia la confluencia de ese valle lateral con el glaciar, valle que por cierto, nos sirve de guía para llegar a la majestuosa cima del Aletschhorn (4193 m) que podemos ver alzándose al fondo de la imagen.

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Estamos en una zona lateral del glaciar, una zona donde encontramos numerosas grietas, estructuras típicas de la morfología de estos gigantes helados. Como ya sabéis un glaciar se mueve (el glaciar del Aletsch se mueve alrededor de 180 metros al año), pero este desplazamiento no es homogéneo y depende de la orografía del valle por el que avanza. La lengua de hielo tiene cierta elasticidad y esto le permite adaptarse a las formas que va encontrando pero se producen fracturas que conforman las grietas. Estas grietas, llamadas crevasses, se originan por fuerzas de tensión debidas a diferencias en la velocidad de flujo del hielo entre distintas áreas de la lengua glaciar (el glaciar no fluye a la misma velocidad en el centro que en los laterales), o por distensión del hielo al atravesar cambios de pendiente (como hemos comentado antes en el caso del glaciar Ewigschneefeld). El “cruce” de diferentes sistemas de grietas puede individualizar bloques de hielo (como enormes cubos de hielo) que reciben el nombre de sèracs.

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pero acerquémonos un poco más para ver mejor este enorme grupo de crevasses…

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Las tensiones del hielo en esta zona deben ser enormes porque el hielo se resquebraja enormemente, ofreciéndonos un espectáculo bello y peligroso.

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Demos un paso más hacia la zona más abrupta…

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

En verano (estación en la que están hechas las fotografías), las grietas normalmente son visibles e incluso dejan entrever el hielo azul que conforma la “esencia” o el interior del glaciar (como podemos ver en esta imagen), un espectáculo de difícil descripción. Sin embargo, en otras épocas del año, o en aquellas zonas donde nieva durante todas las estaciones, las grietas se cubren por un manto de nieve que hace que se vuelvan muy peligrosas, ya que el montañero puede caer por una de ellas al pisar sobre la nieve que la cubre y hundirse. Esta es una de las principales características que hacen de la progresión por glaciar una actividad peligrosa que debe realizarse previa formación y en equipo.

Pero, una vez más, es seguro que cada uno hemos hecho un dimensionamiento particular de estas grietas que vemos, pero la presencia humana nos sacará de dudas. ¿Seremos capaces de encontrar personas en este caos de hielo?

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Nos acercaremos para verlos mejor…

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Y aquí, entre el mar de hielo resquebrajado, encontramos a la pareja de alpinistas que otean la maraña de grietas para afrontar los próximos pasos…

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Y una vez finalizado la segunda práctica de aproximación, volveremos sobre la visión global del glaciar pasando por la, ya clásica, colocación del último fotograma en el primero.

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño real

Y, tras el final de este tercer ejercicio, finalizo el proyecto con el anhelo de que hayáis disfrutado en este largo viaje y de que la sorpresa y la emoción os hayan acompañado durante el mismo…

Anuncios