Texto y fotografías: Iñigo Gómez de Segura

En las siguientes líneas e imagenes se recogen pequeñas historias que nacen durante nuestras visitas al bosque. Vivencias de seres que habitan entre las hojas, que nos acompañan durante el otoño y que al final se convierten en protagonistas de nuestras fantasías. Tres pequeñísimos relatos y tres fotos que les acompañan, porque la magia es tal en la espesura que el límite entre la realidad y la fantasía a veces se desdibuja…

UN EXTRAÑO EN EL BOSQUE

Hay un extraño en el bosque. Nadie sabe de dónde ha venido, ni lo que quiere. No guarda ningún parecido con nada que se hubiera visto antes por allí y además emite una extraña y débil luz. Los seres vivos se esconden, huyen y evitan el contacto con esta nueva criatura, pero un habitante del bosque, el más valiente entre los más curiosos se acerca con sigilo en busca de respuestas…

Un extraño en el bosque…(Pinchar sobre la foto para verla a tamaño completo)

MIEDO EN EL BOSQUE

El miedo se ha apoderado del bosque. Los seres con instrumentos cortantes han aparecido de nuevo, y nada puede detenerles. Últimamente sus incursiones son más habituales y devastadoras, y con ellos la barbarie se ha vuelto a apoderar del suelo. El filo se acerca a una pequeña y su mayor, el terror se apodera de ambas, y la menor se estruja contra el pie de la otra intentando protegerse. La extremidad que sostiene el filo tiembla, el ser duda, tiene más de lo que realmente puede comer, quizás sea el momento de retirarse…

Miedo en el bosque…(Pinchar sobre la foto para verla a tamaño completo)

RUIDO EN EL BOSQUE

Hoy, buscando setas en el bosque he escuchado un ruido lejano y raro. Me he dirigido extrañado hacia su origen y a medida que me acercaba el ruido se ha convertido en gritos, un coro de voces que decían Que no, que no, que no nos recolecten!… que no, que no, que no nos recolecten!… Al acercarme más me he encontrado con la escena que podéis ver en la imagen. Por supuesto, he sacado la cámara para inmortalizar el momento, pero al hacerlo el coro de voces ha empezado a decir Luego diréis que somos cinco o seis…luego diréis que somos cinco o seis. Un poco turbado me he identificado como micofotógrafo independiente y tras realizar unas instantáneas me he ido de allí, mientras el coro de voces continuaba Lo llaman micocracia y no lo es…lo llaman micocracia y no lo es…. Ya en el coche en la radio he oído que fuentes de la delegación del micelio han estimado que han acudido 5 o 6 setas a la movilización, de las cuales tres se habían desplazado desde otros bosques para acudir a la convocatoria.

Ruido en el bosque (Pinchar sobre la foto para verla a tamaño completo)

Anuncios